domingo, 11 de diciembre de 2011

Al principio de los tiempos..

Quisiera compartir contigo, mis experiencias en este jardín que apenas ha nacido, pero que sueña con ser algún día un lugar bello y acogedor.

Así nació este proyecto.






Como veis, este muro se estaba cayendo... así que un día, decidimos quitar las piedras y reconstruir el muro con nuestras manos.





Una vez puestos al chollo, vimos que sería muy útil construir unas escaleras de acceso a la zona superior, así que el proyecto tomó mayores dimensiones...






Las escaleras fueron realmente un reto. Pero el resultado mereció la pena:






Cada peldaño que avanzábamos nos ilusionaba más y más!!!





Realmente, he disfrutado tanto colocando cada piedra, que cuando pienso en estas calurosas tardes de trabajo, a mi cara viene una sonrisa, porque no recuerdo el cansancio, ni el calor. Sólo recuerdo la ilusión que me movía...